Otros…

Lo que vendrá: noviembre

Lo que vendrá - Nov 2015

 

Noviembre es un mes con muchísimas novedades en Riverside Agency. Compartimos con ustedes los títulos para que vayan pensando qué van a buscar cuando visiten su librería amiga. Haciendo clic en cada título pueden ver más información:

De Edhasa:

 

De Salamandra:

 

De Anagrama:

De RBA:

Cartelera Edhasa

Flyer Laberinto argentino Club Progreso

 

¿Qué libro presentamos?

El laberinto argentino de Roberto Cortés Conde

¿Cuándo?

El lunes 24 de agosto a las 18:30hs

¿Dónde?

En el Club del Progreso – Sarmiento 1334 – Caba

¿Quiénes participan?

José Claudio Escribano dialogará con el autor

Diario de la Feria: Visita virtual a nuestros stands

Compartimos con ustedes dos fotos en 360 grados de nuestros stands en la Feria del Libro: el de Edhasa y La Brujita de Papel y el de Riverside Agency.
Haciendo clic y arrastrando el cursor pueden dar un recorrido como si estuvieran ahí mismo, parados en el centro del stand.
Si prestan atención notarán que nuestros libreros se desdoblan para dar lo mejor de sí mismos.

Prólogo del libro (nunca editado) del blog “El cliente NUNCA tiene la razón”

Capitán Sir Richard F. Burton

Capitán Sir Richard F. Burton

El blog “El cliente NUNCA tiene la razón” vio la luz en febrero del 2007. Durante unos años su autor, el Capitán Burton, compartió anécdotas de su día a día como librero, de los pedidos extraños que le hacían. Fue un blog que circuló mayormente entre gente del gremio. En algún momento soñó con editar artesanalmente un libro con las entradas del post, sumando también las anécdotas que dejaban en los comentarios. Este prólogo, que nos han hecho llegar, es el que escribió para ese libro.

Larga vida al Capitán, donde quiera que se encuentre.


Prólogo

Por el Capitán Burton

Hay un libro que es, a la vez, todos los libros. Cientos de personas lo escribieron, y no hay quizás un lector que pueda leerlo completamente

El escritor como fantasma

Por Luis Gusmán
autor de El frasquito

 

Paris 220

Dice Barthes que ya no hay un adolescente que viva este fantasma: ser escritor. Recuerda una pregunta anterior de su juventud. ¿De cuál de sus contemporáneos podría querer copiar, no la obra sino las prácticas, las posturas? La manera de fumar, de tomar café; la manera de pasearse por el mundo con una libreta de notas en el bolsillo y una frase en la cabeza. Es decir: ser su fantasma. Barthes lo veía a Gide deambulando por Rusia o por el Congo. Leyendo los clásicos y escribiendo sus carnets en el vagón-comedor de un tren. Finalmente, terminó viéndolo en 1939 en París en el fondo de la cervecería Lutétia, comiéndose una pera y leyendo un libro. Se encontró con Gide. Se encontró con el escritor sin su obra. Es legítimo aseverar que en esa cervecería se encontró con Gide por segunda vez.
La primera vez que fui a Europa en enero de 1979, mi amiga Rithe -que vivía en París y que frecuentaba el ambiente intelectual- me preguntó a quién quería conocer. La pregunta era tan tentadora como paralizante. La oferta incluía a Lacan y a Barthes. El primero me intimidaba y al segundo lo había leído con tanto entusiasmo que la alegría que me producía la posibilidad de conocerlo se imponía a la inhibición, el miedo y el pudor.