Diálogos imaginarios

dialogos Imaginarios

Grabado de 1884 – “She told the bookseller of her wishes”

El arte de contar un libro es el arte de evocar algo que ya esté en el lector antes del propio libro y que, al contarlo, se reconozca en él. O, por el contrario, es evocar lo que al lector le falta, en una suerte de simetría inversa que lo haga anhelar eso que lo completa.
Elegimos hacerlo a través de diálogos imaginarios entre un lector y un librero, porque es lo que conocemos. Pero no tendría por qué ser así. Nos gusta pensar, por ejemplo, que el Gran Kan y Marco Polo hablaban de libros. Que aquél exigiendo que le describiera una ciudad lejana y que el mercader envolviéndola en palabras, era una forma de acercarle eso que minutos antes no estaba a su alcance, aún cuando en cierta forma la tuviera delante suyo.
Abrirse a un libro es una forma de contemplar el mundo.

Clienta - Hola, buenas tardes.
Librero - Buenas tardes.
Clienta – Estoy buscando Las mil y una noches ¿la tienen?
Librero - Teníamos algunas ediciones que valían la pena, pero están faltando.
Clienta - Ay… no la encuentro por ningún lado ¿cómo puede ser? Con las ganas que tengo de leer ese libro. Bueno, me voy.. a ver si la consigo en algún lado.
Librero - Espere ¿me permite que le pregunte algo?
Clienta - Sí, dígame.
Librero - ¿Busca Las mil y una noches porque está viendo la novela de la tele?
Clienta - Sí, estoy enganchadísima. No me pierdo un capítulo. Quería ver de qué se trataba.
Librero - Ah, me imaginaba. Entonces tiene ganas de leer algo que la atrape mucho.
Clienta - Claro.
Librero - La historia de una mujer, pero que es también la historia y el reflejo de una sociedad, de una cultura totalmente distinta.
Clienta - Eso, eso mismo.
Librero - Y que por momentos la indigne, que no pueda creer lo que le pasa a esa mujer, pero tampoco quiera soltar el libro, que quiera seguir leyendo.
Clienta - Es como si me leyera la mente.
Librero - Una historia que aún contada con el ritmo narrativo de una telenovela, profundice sobre el rol de la mujer en una sociedad oriental.
Clienta - Bueno, sí.. no en esas palabras, pero sí, eso es lo que buscaba.
Librero - Le hago solo una pregunta más ¿leyó Cometas en el cielo o Mil soles espléndidos?
Clienta - Ay, sí.. me encantaron. Qué libros tremendos, pero qué bien escritos. Sufría, pero no podía parar de leerlos.
Librero - Entonces no se diga más.. lo que usted busca es El libro de mi destino. Acá lo tiene.
Clienta - (leyendo la contratapa) Prohibida en Irán.. Masumeh conoce a los quince años a Said.. decepción del padre.. feroz oposición de sus hermanos… giro inesperado. Ay, sí. Esto es lo que buscaba, me la llevo.
Librero - Le va a encantar.
Clienta - ¿Cómo es la vida, no? Entré por un libro y me voy con otro.
Librero - Es el destino.
Clienta - Ay, jejeje, sí.. mi destino.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


6 − = uno