Instrucciones para no enloquecer

Por Eugenia Almeida*

Evite las aglomeraciones. Evite compartir espacios cerrados con personas que dicen “acá hace falta una mano dura”. Evite hacer trámites en reparticiones públicas. Evite presentar reclamos en empresas privadas. Evite a los vecinos que consideran que las siete de la mañana del domingo es un momento perfecto para encender la amoladora y dedicarse a quehaceres domésticos. Evite atender el teléfono a la madrugada: altas posibilidades de que un familiar haya muerto o una prestadora de servicios para celulares quiera ofrecerle algo que puede cambiar su vida.
Evite a la gente que al hablar no puede impedir clavarle el índice derecho sobre la parte superior de su brazo. Evite a los que tengan la tentación irrefrenable de acomodarle el pelo. Evite las conversaciones con especímenes que sólo conciben el mundo como una plataforma para la autorreferencialidad. Evite a las personas, los grupos, las instituciones que para constituirse como tales necesitan perseguir –y si es posible, eliminar– a quien no se les parece. Evite a los bienintencionados que creen saber lo que es mejor para usted y sienten la apremiante necesidad de decírselo todo el tiempo. Si está en Córdoba, evite el transporte público. Evite manejar un vehículo, en especial una moto. Si se accidenta, evite acercarse a una ART. Si no puede evitarlo, al menos trate de que no lo deriven a un sádico que ha encontrado su vocación en horadar una y otra vez las zonas más sensibles de cuerpos lastimados. Evite los sádicos en general, sin importar su profesión.
Si usted comienza a sentir que no lo logra, que está llegando al límite, que se le está volando la chapa, que la olla está por explotar, que se le incendia el rancho y que está a punto de saltársele la cadena, evite imperiosamente visitar a un psiquiatra. Si no ha logrado evitar la gente que considera la internación como una solución posible, huya. Huya muy muy lejos. No deje que lo atrapen. Quizás esa huida lo salve. Si no: suspire y afloje. La locura viaja con usted. Hágase amigo.

* Periodista y escritora cordobesa. Autora de El colectivo, novela que obtuvo el Premio Internacional de Novela “Dos Orillas” organizado por el Salón del Libro Iberoamericano de Gijón (España).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 5 = ocho