Prohibido decir el nombre

Por Ignacio Montes de Ocaarmado Historias argentina olvidada 2.indd

La intención de borrar el nombre de Perón del vocabulario de los argentinos fue uno de los momentos de mayor estupidez de la historia argentina. Lo curioso, es que se intentó hacerlo en dos ocasiones.
La primera fue el 5 de marzo de 1956, cuando el gobierno de La Libertadora promulgó el decreto 4161 por el que se castigaba con hasta seis años de prisión a los que utilizaran el nombre, fotografía, escultura o retrato de Perón, de sus parientes y partidarios. Los medios recibieron instrucciones de remplazar el nombre de Perón por eufemismos tales “dictador depuesto” o “tirano prófugo”.
El segundo intento ocurrió siete años después, cuando el presidente Arturo Frondizi fue derrocado y su sucesor, José María Guido, se ató el sólo las cuerdas para convertirse en marioneta de los militares. Uno de sus primeros actos de gobierno fue promulgar la ley 7.165 que prohibía la propaganda pública a favor del peronismo y el decreto 2.768 para impedir la mención publica de lo relacionado a ese partido.

Fragmento de Historia de la Argentina olvidada II. De la Revolución Libertadora al Kirchnerismo (1955-2013).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cuatro + = 5